#Columna SE DEBE PRIORIZAR LA SEGURIDAD

174

Caminos del Mayab
Por Martín G. Iglesias

Se debe priorizar la seguridad

¡Basta ya de tanta violencia en Cancún!, es el clamor de la sociedad, que prácticamente está secuestrada con los enfrentamientos que se dan en la ciudad desde hace meses, y aunque se trate de minimizar, cada vez suben de tono.

La sensación de inseguridad de los empresarios y de los habitantes del norte de la entidad es alto, porque algunos son víctimas del robo a comercio, como el sucedido en la refaccionaria “Javier” de la región 103, donde el dueño por resistirse al asalto recibió disparos en las piernas y en el abdomen.

Aquí no se trata de “echarse la bolita” unos a otros, sino que ya hay que ponerse de acuerdo en cuanto a las políticas públicas para garantizar la seguridad de los habitantes del estado; sumar esfuerzos y hacer a un lado los tintes partidistas, que muchas veces son los que levantan la barrera de cooperación, en detrimento de la población.

Como en la mayoría de los fenómenos sociales, los afectados son directamente los ciudadanos, los que día a día trabajan para hacer que este destino sea distinguido a nivel internacional, los que se esfuerzan por dar una imagen al turismo, cumplen con su responsabilidad de pagar su predial, de contribuir con sus impuestos para que el gobierno pueda garantizar los servicios básicos, pero principalmente hoy claman seguridad.

La sociedad no es ajena a que esta es una tarea compleja que requiere tiempo para consolidarse, pues implica una profunda evolución mental y cultural de los cuerpos policiacos, de los mandos medios, de los que dirigen la seguridad en la entidad y en los municipios; pero también dice que si estas personas no tienen la capacidad, que se pida ayuda a la federación.

Garantizar la seguridad exige un trabajo realmente en equipo, no ya como una buena práctica administrativa, sino debe ser la columna vertebral de desarrollar conjuntamente las actividades de policía, de cualquiera de los tres niveles de gobierno, con el fin de buscar y asegurar los elementos de la prevención del delito, o que cuando se comete este, buscar los elementos probatorios que conduzcan a las indagaciones e investigaciones exitosamente. Pero hasta hoy, el resultado es casi nulo, los delitos se comenten y difícilmente se encuentre a los culpables.

Las fuerzas policiacas deben tener una clara visión de cada uno de los roles que debe jugar la Municipal, la Estatal, la Fiscalía y las fuerzas federales en cuanto a las investigaciones de los delitos cometidos en la entidad. Actualmente, estos servidores deben cumplir turnos de trabajo irregulares y continúan bajo el comando funcional de la institución policial que puede impartir órdenes sobre su servicio como policías, que priman sobre la función de investigar, dedicándose a tareas diferentes como patrullaje, vigilancias, seguridad, operativos, etc., a lo que se suma que se ven sometidos a rotaciones y movimientos dentro de la institución lo que impide la continuidad en las investigaciones iniciadas.

Urge pues, por el bien de todos, hacer un pacto social para detener la ola de violencia en Quintana Roo; ahora falta saber quiénes serán los interlocutores, o si se hará una mesa plural para sentar a todos los responsables de garantizar la seguridad en este destino, que no le falta mucho para que le suceda lo que a Acapulco, dejó de ser el destino preferido de los extranjeros. Al tiempo…

SASCAB

Mario Machuca Sánchez se acostumbró a “untar la mano” a algunos reporteros que cubren la fuente sindical, quizá por eso se siente con derecho de marcar línea editorial con algunos compañeros; pero aquí digo yo, “no tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre”.

Cada vez se ve más lejos la posibilidad que este autonombrado líder llegue a una candidatura a la presidencia de Benito Juárez. Don Mario, no patee el pesebre, porque “golpe dado, ni Dios lo quita”.

Comments

comments