#Columna: LA COLUMNA | SI ASÍ EMPIEZA… PUES A VER SI ACABA (Por Gerardo García)

0
117

La Columna

Por Gerardo García

[email protected]

 

Si así empieza… pues a ver si acaba

Han sido, con la normalidad que representa una transición política, cambios tersos en la mayoría de los ayuntamientos en Quintana Roo. De los once alcaldes que han tomado posesión y comenzado funciones ayer –dos de ellos, Laura Fernández en Puerto Morelos y Juan Carrillo en Isla Mujeres, reelectos- una ha tenido serios problemas para comenzar sus funciones como alcaldesa en Solidaridad. Un serio, severo conflicto que pinta con claridad a sus actores.

Laura Beristain llegó a la presidencia municipal arropada por Morena. Fue candidata tras una cruenta batalla interna para conseguir la candidatura que, en principio, se veía con cierta dificultad para ganar la elección por la participación de la ex alcaldesa Cristina Torres como candidata. Luego de una guerra intestina y con el apoyo del hoy presidente electo, Andrés Manual López Obrador, se hizo de la candidatura y en un proceso en el que incluso metieron la mano conspicuos priístas que operan cercanos a su hermana, Luz María Beristain, ganó la elección.

Pero no hizo la tarea subsecuente.
La alcaldesa de Solidaridad eligió, por ejemplo, la confrontación con el gobernador del estado, Carlos Joaquín.

Primero atacando a quien le antecedió en el cargo, Cristina Torres, del círculo cercano al mandatario quintanarroense, y luego de manera directa contra él. Incluso, tras la crisis que se vivió en el cabildo la noche del domingo –en que los regidores, lidereados por el síndico municipal, le rechazaron los nombramientos que ella propuso para su gabinete- acusó presuntas amenazas que le habría hecho un operador del gobernador. Un hecho que no parece creíble conociéndolo y sabiendo cuál es su forma de operar políticamente. Si en algo ha cambiado el escenario, marcadamente, es en que no hay amenazas que salgan desde la oficina principal del palacio de gobierno en Chetumal.

El asunto es que la presidenta solidarense ha elegido el camino del conflicto y ha obviado la posibilidad de la conciliación.

Ha optado por seguir el estilo bronco de su hermana, la ex senadora Luz María Beristain, y sintiéndose arropada por algunos actores políticos que siguen operando desde la lejanía, ha actuado de una manera en que no puede augurársele nada positivo. En la política es comprensible la diferencia.

La lucha electoral es parte de la misma y no puede esperarse que haya unanimidad entre partidos políticos diferentes. Pero a la hora de gobernar esto es diferente. Es cierto que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, llega con toda la fuerza que le dieron los 30 millones de votos; pero de ahí a sentirse que esa fortaleza se traslada a las autoridades que ganaron la elección en buena medida por el empuje de AMLO, es un error. Como equívoco es no aceptar que al gobernador Carlos Joaquín le faltan 4 años de gobierno y que en el enfrentamiento directo, no se tiene mucho por ganar.

Comments

comments