#Columna: PLEAMAR | LA CIENCIA DE LOS PAPELES INVERTIDOS (Por Lenin Amaro Betancourt)

0
274

PLEAMAR

Por Lenin Amaro Betancourt

La ciencia de los papeles invertidos

Antes que otra cosa, permítame desearle a usted, su familia y sus amigos, lo mejor de los mejor para este 2019; que la paz y la felicidad prevalezcan en sus vidas por todo el año y que logremos el cambio de fondo que anhelamos como sociedad, con el restablecimiento de los valores fundamentales, el amor a la familia y a cohesión social que tanta falta nos hace. Son los mejores deseos de este servidor y de la familia Amaro Carrillo.

La tragedia que ensombreció la vida nacional justo el 24 de diciembre, antes que las suspicacias y el “sospechosismo” –frase instituída por el panista, Santiago Creel-, debe considerarse como tal, una tragedia. Así lo entendió y actuó el Gobierno de México desde el primer minuto de saberse la caída del helicóptero italiano “Augusta” diez minutos después de haber despegado del Aeropuerto Internacional “Hermanos Cerdán” y donde habrían perecido la gobernadora de Puebla en funciones, Martha Erika Alonso y el senador de la República, Rafael Moreno Valle.

A pesar de la escena montada en Puebla donde un grupo de ciudadanos abuchearon a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y exigieron “justicia”, ya antes el propio Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador se había referido al hecho en los términos de una tragedia humana y había ofrecido toda la solidaridad para familiares y amigos del matrimonio Moreno Valle Alonso; aún más, el propio ex contrincante político de la gobernadora, quien llegó a hacer señalamientos muy fuertes sobre presuntos actos delictivos en contra de Martha Erika y el propio Rafael Moreno Valle, el ex candidato de Morena a la Gubernatura de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, pidió públicamente que se descartaran todo tipo de señalamientos que no fueran los deseos de reconfortar a los deudos.

Pero la oposición, es la oposición y en éste, como en muchísimos casos más, veremos al panismo, priísmo y demás corrientes adversas a la Cuarta Transformación, manifestarse en el tono de “víctima política”, para sacar “raja política” del hecho que se eventualmente se presente. Resulta cuestionable, definitivamente; llega a ser vulgar, lo es.

APRENDER EL UNO DEL OTRO
Para ser oposición, se requiere como un sine qua non, de mucha responsabilidad. Los hechos trágicos ocurridos en Puebla, aún cuando se pretendan presentar como tales, distan mucho de ser un “magnicidio” planeado e instrumentado desde la cúpula del Poder Ejecutivo, por una muy simple y sencilla razón; el matrimonio Moreno Valle-Alonso, no representaban ninguna sombra o “riesgo” para la administración pública federal. Es importante considerar que en los tiempos actuales, ser oposición representa un auténtico “seguro de vida”, pues se trata de figuras públicas a las cuales, un atentado no sólo les representaría una andanada de investigaciones oficiales y extraoficiales que darían al traste a la administración que la hubiese ordenado.

Los tiempos han cambiado radicalmente al extremo tal que, por ejemplo, la tragedia de Chilpancingo (los 43 desaparecidos de Ayotzinapa), que sí fue un acto planeado y orquestado desde la esfera del poder Federal, a pesar de los muchos esfuerzos del gobierno de Enrique Peña Nieto, fue un caso que resultó del interés internacional para hacer una investigación a fondo y, aunque aún hay quien lo niega, si fue un elemento –junto con otros magnicidios y actos de corrupción-, que obligaron a permitir el cambio político en México.

Ya hay muchas contradicciones en torno del fatal accidente, pero también hay ya muchas organizaciones internacionales metidas en la investigación. A los ciudadanos no nos queda más que esperar al resultado de las mismas, pero sobre todo, no permitir que rumores de conspiración nos logren enajenar, pues antes que considerarlos, es preciso determinar la utilidad política o pública de un hecho tan fuerte como lo es el asesinato selectivo.

La administración pública federal ha demostrado que quienes fueron oposición son capaces de comportarse con madurez, con respeto y solidaridad; quienes ahora son oposición, les queda un muy largo camino para entender que serlo, no es oponerse sistemáticamente a todo, sino ser un contrapeso elemental que es un sine qua non de la democracia; la oposición madura, es un elemento de la legitimidad.

Saludos.

Comments

comments