#Columna: PLEAMAR | LA LEY DE EXTINCIÓN DE DOMINIO, UNA DEUDA HISTÓRICA CON EL PUEBLO DE MÉXICO (Por Lenin Amaro Betancourt)

0
114

PLEAMAR
Por Lenin Amaro Betancourt

La Ley de Extinción de Dominio, una deuda histórica con el pueblo de México

El pasado viernes, los senadores de la República aprobaron la nueva Ley de Extinción de Dominio, luego de que por sexenios se discutiera la necesidad de habilitarla, pero sin entrar en los trabajos necesarios para expedirla. Es esta una de las deudas más importantes que el Estado Mexicano le debía a sus ciudadanos, pues con mucha decepción, hemos sido testigos de cómo, funcionarios públicos corruptos se han enriquecido a través de la corrupción y que, luego de hacerse impunes con argucias legaloides, se quedan con el producto de su irresponsabilidad.

El dictamen, aprobado por unanimidad, modifica el artículo 22 y la fracción XXX del artículo 73 de la Constitución y se aplicará a los bienes que no puedan acreditarse y estén relacionados con investigaciones por hechos de extorsión, corrupción, encubrimiento, delitos cometidos por servidores públicos, delincuencia organizada, robo de vehículos, recursos de procedencia ilícita, delitos contra la salud, secuestro, trata de personas y delitos en materia de hidrocarburos petrolíferos y petroquímicos.

Esta Ley permitirá la investigación de los bienes producto de los actos delictivos que ya se describieron renglones arriba, sin tomar en cuenta que el poseedor sea directamente o indirectamente responsable del ilícito, es decir, lo preponderante será la recuperación de los bienes propiedad de la Nación, o producto de un acto delictivo.

Por primera vez en la historia, se avanza en la prevención en la comisión de actos de corrupción, pues quien lo haga, tendrá la certeza de que el producto de sus actos deshonestos no podrá conservarlos, de ninguna manera se hará con la posesión de los bienes robados.

El presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado de la República, Oscar Ramírez Aguilar fue muy claro durante su participación en la máxima Tribuna de la Nación: “La extinción de dominio permitirá al Estado mexicano recuperar bienes producto de la corrupción. Los corruptos no podrán sustraerse de la acción penal y los bienes derivados de este ilícito, el gobierno podrá recuperarlos para devolverlos a las arcas públicas”; se trata pues, desde mi perspectiva, del acto de justicia más importante de la historia moderna de México.

Pero esa no fue la única buena noticia de la jornada legislativa otra deuda que el Poder Legislativo tenía con la ciudadanía, es la presentación de la iniciativa para la cancelación de la figura del Fuero Constitucional, la cual pasó de ser una garantía de autonomía del Poder Legislativo, a una prebenda para la impunidad. Me explico.

Originalmente, el Fuero Constitucional en México fue habilitado como una garantía para que los legisladores, presidentes, gobernadores o presidentes municipales no fuesen sustraídos de sus trabajos, al considerar que el Estado pudiera fincar responsabilidad jurídica para evitar que el legislador fuese “secuestrado” para evitar su trabajo.

Pero lejos de cumplir con el objetivo original, en nuestro país se ha convertido en un instrumento de la impunidad, pues si bien existe la posibilidad de solicitar un “juicio político”, es la propia Legislatura en turno la que autorizaría o desaprobaría la realización de dicho juicio; esto quiere decir que los propios diputados se encargan en los hechos de proteger y hacer impune al imputado.

Faltan muchos cambios que nos garanticen la extinción de la impunidad y la corrupción, pero en los hechos, el Congreso de la Unión se está encargando de hacer las modificaciones pertinentes que nos permitan a los ciudadanos actuar para exigir que se finque responsabilidad jurídica para quien delinque, esperemos que los trabajos se desarrollen en el mismo sentido democrático y patriota.

Saludos.

Comments

comments